Posteado por: administrador | 22 de febrero de 2012

Las obras de Fibes se ralentizan por los retrasos en los cobros de las constructoras

Fuente:abcdesevilla.es

La crisis está haciendo mella en la obra de ampliación del Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla, sede de Fibes, incluso cuando hay acuerdo en los pagos y el Gobierno municipal impulsó el tramo final de los trabajos consignando dinero pendiente. La demora en los cobros de dinero líquido tiene a las constructoras que conforman la UTE (Acciona-Inabensa-Heliopol) que acomete el proyecto atascada financieramente y tirando de recursos propios para avanzar con la obra, lo cual se hace cada vez más difícil. Se repara, se revisa, se terminan algunas unidades pero el número de operarios se ha visto reducido en las dos últimas semanas de manera ostensible. Porque no están en la misma situación ni tienen el mismo músculo las tres sociedades a las que Emvisesa adjudicó el trabajo.

La cuestión es que, según confirmaron a este periódico desde la propia UTE, el Ayuntamiento consignó dinero para desbloquear el proyecto, pero éste no está llegando en los plazos que se habían previsto y la falta de «cash» está provocando una peligrosa ralentización en la ejecución del nuevo recinto, que en teoría debe estar listo y con todas las pruebas realizadas —un largo proceso, por cierto— el próximo verano. El problema está en los recovecos de la tramitación, pero sus consecuencias son las mismas que si existiese una traba obvia y palpable.

En diciembre, en la última reunión entre Ayuntamiento y constructoras se trató el sistema de cobro y se optó por hacerlo mediante certificaciones de obra reconocidas por Emvisesa y presentadas a las entidades financieras. Ese método fue propuesto por la propia UTE y los responsables municipales aceptaron. Pero dos cuestiones están impidiendo la llegada del dinero líquido que se esperaba. De un lado, la clásica demora en cuestiones de financiación con los bancos y el abono mediante pagarés. De otro, el más importante, la diferencias evidentes entre la UTE y la dirección facultativa de la obra, que es la que manda y sin cuyo plácet no puede el Gobierno municipal liberar un solo euro; en muchas cuestiones, las constructoras consideran que han «producido» pero la dirección mantiene que esa «producción» no es una «ejecución» o «culminación» de un trabajo concreto, con lo que no da el permiso para pagar. Además, se aprecian problemas de coordinación entre las propias constructoras a la hora de tramitar los cobros con los bancos y alguno de los tres «socios» deja ver ya tensiones internas que tampoco están ayudando a cobrar en hora. Así las cosas, la falta de dinero contante y sonante ha reducido el ritmo en la obra, donde se indica que no se han podido cobrar «varios millones ya consignados de obra ejecutada y certificada». Desde Emvisesa se explicaba que «se está cumpliendo» y se ha aceptado el método solicitado por la UTE, siendo el problema únicamente de la tramitación para que llegue el dinero líquido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: